jueves, 19 de abril de 2018

¿por qué no hay teloneros en la música clásica?



Hace unos años viajamos a México a hacer una gira de conciertos con la Capilla del Sol, el grupo que dirijo, y con el que hacemos música colonial hispanoamericana. Una de las presentaciones de ese viaje fue en la Sala Manuel Ponce del magnífico Palacio de Bellas Artes. Ese mismo día, y exactamente a la misma hora, y en el mismo edificio (aunque en la sala principal), había un concierto de William Christie con sus Arts Florissants.

México es una ciudad inmensa, con un público grande y diverso, así que ambos conciertos estuvieron llenos de gente. Nosotros fuimos muy felices de estar ahí, de hacer un concierto en semejante lugar, y seguramente ellos también quedaron conformes con el resultado, el público y todas las cosas que a uno le ocurren cuando visita ese sitio, esa ciudad, ese país.

Y ahí, ante la increíble coincidencia de estar tocando en el mismo edificio, y exactamente al mismo tiempo que ese conjunto que tanto admiro, se me ocurrió pensar que hubiese sido buenísimo que existieran los teloneros en la música clásica, así como ocurre en muchos conciertos de música popular. Hubiera disfrutado mucho de ser telonero de Les Arts Florissants, tocar y cantar algo tan breve como dos villancicos de cuatro minutos cada uno, presentarme frente al selecto público del inmenso William Christie, y luego dejarles el escenario para que ellos hicieran lo suyo, con todo lo magnífico que eso implica.

Yendo a otra escala, es posible que a otros grupos o solistas jóvenes o emergentes de mi país (¿un laudista, un solista de clave?) les interesara ser teloneros de mis conciertos, aprovechar que hay un público convocado al que quizás no podrían llegar, y mostrarle lo que hacen, presentarse y decir “aquí estamos”.

Me gustaría saber qué opinan al respecto, quizás parezca un delirio, pero creo que es algo sumamente sencillo de implementar, y que nos beneficiaría, porque como digo siempre: si el público y el medio crecen, crecen para todos.

lunes, 15 de enero de 2018

Entrevista por radio


Fui invitado, hace unos días, al programa "Las Palabras y las notas: pasiones líricas, léxicas, helénicas y otros dramas" (qué título!!!), que produce y conduce el lingüista Jerry Brignone.

Hablamos de muchas cosas: de música antigua (obviamente), de músicas nada antiguas, de cine, de etimologías...

El programa quedó grabado (como todo en esta época), y pueden escucharlo on line haciendo click aquí.

Que lo disfruten!

martes, 9 de enero de 2018

Música antigua en el verano eterno



Durante muchos años intenté hacer conciertos en verano, pero no lo logré. Mis colegas me decían que no iría nadie (“todos están de vacaciones!”), o que no querían tocar sus instrumentos hasta que despuntara el otoño (evidentemente no les gustaba mucho tocar). Felizmente logré rodearme de gente con otra cabeza, y desde hace algunos años he podido tocar en verano, dándome cuenta de que hay muchísimo público ávido de conciertos durante los meses de calor, gente que asiste numerosa, atenta y entusiasta.

Mañana me presento junto a Griselda López Zalba haciendo un recital de música antigua que nos encanta, al que le pusimos “Postales del Gineceo”, que es una suerte de paráfrasis a la antigua (aunque con intromisiones modernas) del magnífico ciclo de Lieder “Amor y vida de mujer” (Frauenliebe und Leben) que musicalizó Schumann sobre poemas de Adelbert von Chamisso, en el que se recorren todas las etapas de la vida de una mujer a través de poesías magistralmente musicalizadas. Nuestro gineceo reúne a Domenico Mazzocchi, Claudio Monteverdi, Barbara Strozzi, Zeca Alfonso, Maria Elena Walsh y varios autores anónimos. Este programa fue presentado muchas veces en Uruguay, Buenos Aires, Córdoba, Santiago de Chile y Mendoza, y llegó el siempre ansiado momento de repetirlo.

El encuentro es mañana, miércoles 10 de enero a las 21.30 en un espacio de arte y gastronomía que se llama Caléndula, que está en la esquina de Martín Zapata y Granaderos, en la ciudad de Mendoza Argentina (en la imagen tienen todos los datos.


Como la sala es pequeña, les sugiero reservar telefónicamente llamando al (0261) 639-5188

Ojalá nos encontremos ahí!

contador de visitas