lunes, 15 de enero de 2018

Entrevista por radio


Fui invitado, hace unos días, al programa "Las Palabras y las notas: pasiones líricas, léxicas, helénicas y otros dramas" (qué título!!!), que produce y conduce el lingüista Jerry Brignone.

Hablamos de muchas cosas: de música antigua (obviamente), de músicas nada antiguas, de cine, de etimologías...

El programa quedó grabado (como todo en esta época), y pueden escucharlo on line haciendo click aquí.

Que lo disfruten!

martes, 9 de enero de 2018

Música antigua en el verano eterno



Durante muchos años intenté hacer conciertos en verano, pero no lo logré. Mis colegas me decían que no iría nadie (“todos están de vacaciones!”), o que no querían tocar sus instrumentos hasta que despuntara el otoño (evidentemente no les gustaba mucho tocar). Felizmente logré rodearme de gente con otra cabeza, y desde hace algunos años he podido tocar en verano, dándome cuenta de que hay muchísimo público ávido de conciertos durante los meses de calor, gente que asiste numerosa, atenta y entusiasta.

Mañana me presento junto a Griselda López Zalba haciendo un recital de música antigua que nos encanta, al que le pusimos “Postales del Gineceo”, que es una suerte de paráfrasis a la antigua (aunque con intromisiones modernas) del magnífico ciclo de Lieder “Amor y vida de mujer” (Frauenliebe und Leben) que musicalizó Schumann sobre poemas de Adelbert von Chamisso, en el que se recorren todas las etapas de la vida de una mujer a través de poesías magistralmente musicalizadas. Nuestro gineceo reúne a Domenico Mazzocchi, Claudio Monteverdi, Barbara Strozzi, Zeca Alfonso, Maria Elena Walsh y varios autores anónimos. Este programa fue presentado muchas veces en Uruguay, Buenos Aires, Córdoba, Santiago de Chile y Mendoza, y llegó el siempre ansiado momento de repetirlo.

El encuentro es mañana, miércoles 10 de enero a las 21.30 en un espacio de arte y gastronomía que se llama Caléndula, que está en la esquina de Martín Zapata y Granaderos, en la ciudad de Mendoza Argentina (en la imagen tienen todos los datos.


Como la sala es pequeña, les sugiero reservar telefónicamente llamando al (0261) 639-5188

Ojalá nos encontremos ahí!

martes, 12 de diciembre de 2017

Mi odisea a la Música Colonial



Hace algo así como un mes, me entrevistó Sandra de la Fuente, para Revista Ñ. Yo estaba en Sevilla, terminando una gira, e hicimos la nota por teléfono, fue una llamada larguísima, intensa y súper divertida.

Finalmente se publicó la nota, hace un par de semanas, y hoy subo al blog, a continuación, algunos fragmentos que elegí porque me resultan significativos. Los copio a continuación, y a los que quieran leer la nota completa, los invito a hacer click aquí, para acceder a todo el texto.

Aquí mis fragmentos seleccionados:

En Mendoza, donde nací y estudié, me dijeron que la música antigua no existía, que era protomúsica. Me vine a Buenos Aires a estudiar pero no había una escuela de música antigua, pero lo que sí sucedió es que el conservatorio me dio la carrera de flauta dulce, que estaba buenísima. También en el conservatorio conocí a Gabriel Pérsico, un tipo que me abrió mucho la cabeza en términos de música barroca. Él y Clara Cortazar estaban a cargo del Centro de Música Antigua de la UCA. En los años 90 –tiempos de Menemato-- vinieron muchísimos artistas europeos y dieron sus cursos allí. Yo no tenía un peso, la UCA me becó a cambio de servicios mínimos de difusión porque yo ya trabajaba en radio, en la vieja FM Clásica, la 97.5, antes de que se fusionara con la Nacional. Trabajaba también en la Revista Clásica. Esos cursos me llevaron a otros. Mi formación fue alternativa.

(...)

Creía que tenía que inventar mi musicología personal porque el mundo que me rodeaba, en Mendoza, era y es un desierto. Viajé, busqué cartas, me puse a estudiar el estilo de vida en las Misiones, la liturgia, las pinturas, toda la iconografía. Con eso armé un panorama americano. También me fui a Bolivia y a Perú. Viajé con la mentalidad del viajero del siglo XIX, con cuadernos y papeles para dibujar y pintar. También tenía cámara de fotos pero como los rollos y el revelado eran carísimos, dibujaba y pintaba muchísimo, anotaba cosas de la arquitectura. Tengo muchísimos cuadernos. Relevé todas las iglesias del mundo andino, desde Bariloche hasta Panamá. Recorrí en micro toda América del Sur.

(...)

El primero de sus libros, Guía para disfrutar más de la música antigua, es una hermosa miniatura cargada de ilustraciones y códigos QR para leer y escuchar en cualquier parte. El segundo, una Guía de música colonial, tiene una estructura más formal pero no dejan de contagiar la alegría de sus descubrimientos sobre el tema que lo apasiona: la música antigua.

(...)

Me encanta no tener que lidiar con negociaciones editoriales. La desventaja es que estoy solo, que no hay red, y a veces no hay dinero. Pero la gran ventaja es que puedo hacer mi capricho. Hago el libro que quiero, no negocio con un editor que me dice que sería importante incluir tal o cual cosa que a mí no me interesa incluir. Es mi libro y escribo lo que quiero. Pasa lo mismo con los conciertos. Estos libros no son académicos. Son libros objeto con grabados, para ir y venir. Una señora me dijo que era un libro para acariciar. Me gusta que sea chico, que pueda ir en la cartera para leer en el subte o cuando esperás al dentista.


contador de visitas